CAMPING CON CLIMA FRÍO: LA MEJOR GUÍA

CAMPING CON CLIMA FRÍO: LA MEJOR GUÍA

Mucha gente considera que el camping es una actividad destinada exclusivamente a un clima cálido. Pero dependiendo del lugar donde vivas, esto podría significar no tener muchas oportunidades de acampar. Aunque los campings de verano ofrecen muchas ventajas considerables, el verano no es la única estación en la que puedes disfrutar de dormir al aire libre, especialmente si estás bien preparado y bien equipado. En esta guía, te presentamos algunas ventajas de acampar con un clima más frío, junto con algunos consejos generales y algunas recomendaciones de equipamiento.

fredrik-ohlander-m-Xwt_XF6ks-unsplash

Por qué te va a encantar

Más frío = Más confortable

Un camping en verano, dependiendo del lugar donde te encuentres, a veces puede ser demasiado caluroso. ¿Alguna vez has compartido una tienda de campaña con alguien cuando hace 30°C afuera? Entonces sabrás lo difícil que puede ser dormir en esas situaciones. Según estudios, 16-18°C es la temperatura ideal para dormir, mientras que más de 24°C puede causar incomodidad.

Campings más tranquilos para dormir mejor

Por varias razones, mucha gente sólo va de camping en verano – esto podría ser por las vacaciones escolares o simplemente porque creen que otras estaciones serán demasiado frías. Su pérdida es nuestra ganancia: en nuestra opinión, un camping más tranquilo es un camping más agradable. Las instalaciones están menos concurridas y a menudo son más baratas, lo que te permite experimentar la paz y la serenidad de la naturaleza sin ser molestado.

Ver más vida salvaje

Menos gente acampando en campings y áreas de belleza natural significa que hay más posibilidades de ver animales deambulando por ahí. Pero siempre se respetuoso y cuidadoso – eres un huésped en su hábitat, no al revés.

Acampar con un clima más frío también significa que probablemente habrá menos insectos. Esto será muy apreciado por cualquiera que haya sido aterrorizado por los mosquitos en una húmeda noche de verano – así que deja el insecticida en casa.

Dos estaciones maravillosas

El otoño es una época maravillosa para estar al aire libre. Disfruta del esplendor de una de las transformaciones más bellas de la naturaleza y prepárate para sorprenderte cuando salgas de tu tienda por la mañana con un amanecer especialmente impresionante. Tus hijos también se divertirán mucho en el otoño, seguro que patearán o saltarán a cada montón de hojas que vean.

El clima primaveral también puede ser estupendo: las brisas más frescas y las mañanas soleadas y frescas pueden ser mucho más agradables que el sol abrasador y caluroso, especialmente si estás de excursión o haciendo algo extenuante.

El Equipamiento

Sacos de dormir

Naturalmente, acampar con un clima más fresco viene con su propio conjunto de requisitos de equipamiento. Comenzando con lo obvio, necesitarás traer un saco de dormir que te mantenga caliente en las noches más frescas. Recomendamos uno que tenga una «temperatura de confort» de entre 0 y 10°C. A menudo se les llama sacos de dormir de «3 estaciones», y aunque por lo general son un poco calurosos para el verano, si planeas comprar sólo un saco de dormir, es una buena idea comprar uno de estos. Siempre puedes quitarte o ponerte más ropa si tienes un poco de frío o calor. Presta mucha atención a las temperaturas nominales indicadas en las descripciones de los productos.

Colchones y esterillas

Varios tipos de esterillas para dormir también están disponibles. En el extremo más básico de la escala encontrarás simples esterillas de espuma que son más parecidas a las esterillas de yoga y que realmente no ofrecen mucho en cuanto a comodidad o aislamiento.

Luego vienen los colchones de aire: colchones inflables estándar que resultan muy pequeños para empacar, pero que tampoco ofrecen realmente mucho aislamiento. Una tercera categoría, los colchones de aire con aislamiento incorporado, son ideales para viajes en climas fríos – muchos de ellos también son autoinflables.

Tiendas

Se puede usar la tienda de campaña normal de 3 estaciones con tiempo más frío. Si piensas que va a ser muy húmedo, frío y ventoso, hay tiendas de campaña disponibles que usan telas más pesadas especialmente tratadas, menos mallas (para mayor calidez) y tienen varillas reforzadas. Sin embargo, estas son características especiales y estas tiendas de campaña suelen tener un precio considerablemente más alto.

Tienda de campaña MSR Mutha Hubba NX

Ropa

Llevar una chaqueta de plumas en los viajes de camping en temporada fría nunca es una mala idea; incluso mejor si es impermeable. Un par de mallas largas o leggings también pueden hacer maravillas para calentarte en las noches más frescas, y tampoco te ocuparán mucho espacio en tu mochila.

Con el saco de dormir y la esterilla adecuados, algunas capas de emergencia te ayudarán mucho a asegurarte de que tienes la configuración adecuada para las temporadas en las que las condiciones pueden ser impredecibles.

Consejos

  • Tu objetivo principal debe ser separarte del suelo frío, así que traer una sábana aislante extra para poner entre tu cuerpo y el colchón o esterilla podría hacer la diferencia entre una noche muy fría y una noche soportable. Podrías probar una capa de fieltro para esto, o en tiempos desesperados incluso una lámina de plástico doblado

 

  • Comer una comida abundante antes de ir a la cama no sólo te hará sentir bien, sino que también te repondrá y te mantendrá caliente durante las noches más frías. Asegúrate también de mantenerte bien hidratado

 

  • Elige bien la posición de tu tienda: una tienda montada en medio de una llanura o de un campo estará muy expuesta al viento y a la lluvia, lo que hará que se sienta aún más fría de lo que realmente es. Esto puede impedir que duermas bien por la noche. Por otro lado, montar tu tienda de campaña en un lugar donde esté expuesta a la salida del sol puede ayudarte a calentarte más rápido por la mañana

 

  • Asegúrate de seguir el principio LNT (Leave No Trace – no dejar rastro). Deja tu camping exactamente como lo encontraste, asegurando un mínimo impacto ambiental