10 lecciones de escalada del reino animal

10 lecciones de escalada del reino animal

1. Mapache: Planifica tu ruta

Aunque el mapache puede no ser el primer animal que viene a la mente cuando se piensa en excelentes escaladores – realmente lo son. Estos bandidos de cara borrosa parecen planear sus rutas antes de empezar, así que una vez que se ponen en marcha pueden resolver rápidamente los problemas con movimientos metódicos.

LECCIÓN

Aprende la lección del mapache y estudia bien la pared antes de comenzar a escalarla. Trata de planificar el ascenso – considerando cuidadosamente las diferentes superficies con las que te enfrentarás y la mejor manera de realizarlo. Prepara además el mejor material de escalada, esto hará que sea mucho más fácil resolver los problemas que vayan surgiendo.

2. Lagartija: Prepárate

La lagartija es una experta escaladora, pero obtiene más que solo un poco de ayuda de sus ingeniosas almohadillas de los pies. Sus dedos están cubiertos de millones de pequeños pelillos que les dan un gran agarre en casi cualquier superficie. Tramposas…

LECCIÓN

Un calzado adecuado es la clave. Las zapatillas de escalada o pies de gato vienen en una variedad de formas y estilos, pero todos tienen una cosa en común. Vienen con suelas de goma pegajosas que proporcionan un nivel de tracción y agarre que no se puede conseguir con otro tipo de calzado.

3. Oso: La técnica lo es todo

Los osos pueden enseñarnos un par de cosas sobre la técnica de escalada perfecta. Han sido filmados escalando paredes de roca en una perfecta posición X – empujándose hacia arriba con las piernas y manteniendo los brazos rectos.

LECCIÓN

Cuando se empieza con la escalada se aprenden dos reglas esenciales: mantener las piernas flexionadas y los brazos estirados. Esta es la forma más eficiente de escalar que te llevará muy lejos. Desafortunadamente, es más fácil decirlo que hacerlo. Casi todos cometemos el mismo error cuando empezamos: levantarnos con nuestros débiles brazos, en lugar de empujarnos con nuestras piernas que son mucho más fuertes.

4. Gatos: Perfecciona tu equilibrio

A todos los gatos, tanto grandes como pequeños, les gusta las alturas, por lo que pasan mucho tiempo escalando y saben cómo hacerlo bien. Los gatos son maestros del equilibrio y usan sus cola como contrapeso cuando trepan o corren sobre cornisas estrechas.

LECCIÓN

Concéntrate en el equilibrio. Mantener el equilibrio es absolutamente crucial durante la escalada – y podemos recurrir a nuestros tutores felinos para que nos ayuden a encontrar y mantener el nuestro. Mientras que los gatitos pueden usar sus colas como contrapeso, los escaladores humanos pueden concentrarse en su postura y posicionar cuidadosamente sus propios cuerpos para lograr resultados similares.

5. Perezosos: Tómate tu tiempo

Esto es tan obvio que no necesita ser dicho, pero los perezosos son escaladores lentos, muy pero que muy lentos.

LECCIÓN

Tómate tu tiempo. Aunque la escalada es emocionante, no te dejes llevar por la emoción y te apresures demasiado en terminar la ruta. En su lugar, trata de escalar con un ritmo lento y controlado. Utiliza tu energía de forma eficiente y coloca tus manos y pies de forma estratégica. Confía en nosotros – de forma lenta y constante ganarás esta carrera.

6. Serpientes: Manténte flexible

Las serpientes son otra de esas especies trepadoras que a primera vista no lo parecen, pero su habilidad para escalar fácilmente es otro truco más que guardan bajo la manga. Las serpientes trepan tan bien combinando la forma de desplazarse en zig-zag con la flexibilidad que le proporciona tener cientos de vértebras.

LECCIÓN

Trabaja en tu flexibilidad. Los humanos sólo tenemos 33 vértebras. Sin embargo, podemos mantener nuestros músculos y mente flexibles en todo momento.

7. Ardillas: ¡Sigue con eso!

Si alguna vez has visto a una ardilla regordeta superar todos y cada uno de los obstáculos para subir a tu amado comedero para pájaros, sabrás una cosa con seguridad: estos animalillos nunca se rinden.

LECCIÓN

Lleva tiempo superar un nuevo problema o una ruta difícil, pero no te desanimes. No seas tan duro contigo mismo y lo conseguirás. La lucha es parte de la diversión – y créeme, siempre es más satisfactorio cuando finalmente has conquistado una meta que antes parecía imposible.

8. Koala: Quédate cerca de la pared

Estas bellezas adormiladas están físicamente adaptadas a una vida de escalada y alimentación entre las copas de los árboles y pasan gran parte de su tiempo abrazando el tronco de sus árboles favoritos.

LECCIÓN

Toma nota del manual de escalada del koala y aproxímate a la superficie. Mantener el cuerpo lo más cerca posible de la pared te ahorrará fuerzas y te sorprenderá de lo fácil que es escalar cuando el centro de gravedad está trabajando a tu favor y no en tu contra.

9. Monos: ¡Agárrate bien!

Los monos han desarrollado manos, pies y colas prensiles que les permiten agarrarse a las ramas y trepar con facilidad.

LECCIÓN

Trabaja en tus habilidades de agarre. Aunque los humanos sólo compartimos nuestras manos de agarre con estas criaturas descaradas, gracias al magnesio utilizado en la escalada, puedes hacer como un mono y trabajar en tus habilidades de agarre para mejorar tu rendimiento.

10. Cabras: Juego de piernas elegante

Las cabras montesas son maestras del juego de piernas. Aunque tienen una estructura del casco magníficamente diseñada para escalar, también son muy estrategas en cuanto a la ubicación exacta de las patas, incluso para eliminar la grava suelta y otros posibles tropiezos antes de comprometerse con un punto de apoyo.

LECCIÓN

Concéntrate en tu juego de piernas. Es muy fácil perderse a la hora de escalar, concentrándose únicamente en las manos que tenemos justo delante de la cara y olvidándonos un poco de las extremidades inferiores. Pensar cuidadosamente en dónde poner los pies puede significar la diferencia entre una caída o superar esa ruta con la que has soñado tanto tiempo.